AUMENTA:

  • El acceso a una media mañana y merienda saludable, es decir, ten a mano frutas, frutos secos, bocadillos, agua, incluso si estás de vacaciones, anímate a llevarte en el bolso un plátano o una bolsa de dátiles, evitarás picoteos innecesarios.
  • La preparación de recetas caseras de helados y sorbetes. Evitará el consumo de helados ricos en azucares y grasas. Si exprimes un limón y se lo añades a un plátano mezclándolo homogéneamente y posteriormente lo congelas te quedará un helado de plátano para chuparse los dedos.
  • El tiempo de análisis de la carta, es decir, dedica el tiempo que necesites para escoger mejor los alimentos que vas a comer fuera de casa, no pidas por impulso o por gula, analiza realmente lo que vas a comer, permítete más de un “capricho” pero sé coherente, tenemos todo el año para disfrutar de esos caprichos.

DISMINUYE:

  • El consumo de alcohol. Es un clásico, la cervecita, el vermutillo, el vinito. Intenta utilizar o mezclar las bebidas alcohólicas con opciones que complementen este consumo, por ejemplo: bebidas sin alcohol, agua con gas y limón, bebidas refrescantes bajas o sin azúcar y sobre todo recuerda que la cantidad si importa, dos cervezas no son lo mismo que una.
  • Las comidas fuera de casa, anímate a preparar ensaladas saludables en casa, ensaladas de legumbres, gazpachos, ensaladillas y un sinfín de recetas que te ayudarán a no perder la costumbre de ir a hacer la compra y de cocinar.
  • Las horas de sofá, anímate a hacer actividades al aire libre, caminatas, paseos por la playa, visitas a una montaña, tenemos cientos de opciones en todos los destinos turísticos, te animas a hacer un turismo más saludable?

Cristian Didier Hernández,  coordinador Ekke Nutrición by Disanta (cristiandidier@disantanutricio.com)

902 11 05 22

info@ekke.es