El control de la presión arterial (PA) es uno de los objetivos fundamentales de los programas europeos de salud pública. Se estima que la prevalencia de hipertensión arterial (HTA) en la población europea es del 30-45%, un hecho muy alarmante si consideramos que el HTA duplica el riesgo de dolencia cardiovascular, de accidente cerebral vascular, de insuficiencia renal y de arteriopatia periférica.

Cómo en cualquier dolencia, haremos un diagnóstico médico correcto para personalizar las intervenciones. Cuando se sospecha de HTA, hay que confirmar la existencia con determinaciones múltiples y se tienen que aplicar los protocolos adecuados, dado que las cifras de PA varían de forma normal en múltiples circunstancias y por determinados factores (estrés, dolor, ritmos circadianos, etc.). Por ejemplo, es normal que la presión arterial sistólica aumente con práctica de ejercicio físico. De hecho, con ejercicio físico intenso se puede llegar incluso a presiones arteriales sistólicas de 220-230 mmHg, que se normalizarán con el reposo.

Las medidas de la PA se pueden hacer a la consulta, a casa mediante un autoregistre protocol·litzat o con sistemas más sofisticados que registran la presión durante 24 horas. Las cifras óptimas de presión arterial pueden variar en función de la edad y de la existencia o no de patología previa. En general, se considera una presión arterial normal cuando la sistólica se sitúa entre 120-129 mmHg y la diastólica, entre 80 y 84, y normal-alta, entre 130-139 mmHg para la sistólica y 85-90 para la diastólica. Por encima de 140 mmHg para la sistólica y 90 mmHg para la diastólica, se habla de HTA.

La HTA primaria, determinada por factores genéticos y el estilo de vida, es la más frecuente en la población y afecta casi el 95% de hipertensos. La dieta y el ejercicio físico, junto con otros factores de estilo de vida, tienen un papel muy relevante en el retraso de la aparición de HTA, así como la prevención y el tratamiento. El ejercicio físico es un pilar decisivo, tanto en las fases iniciales como cuando ya se toma medicación. Hay que prescribirla correctamente porque se obtenga el máximo de beneficios y se reduzcan al máximo los riesgos. Desde la consulta de Medicina Integrativa de EKKE, queremos ayudarte en el control del HTA porque puedas aprovechar los diferentes recursos que posamos a vuestra disposición. Os ofrecemos, por lo tanto, un control médico de todo el proceso intermediando:

 

Una primera visita

  • Valoración médica de la situación personal. Determinación del riesgo cardiovascular y grado de HTA.
  • Consideración de factores que pueden influir en el diseño del programa de ejercicio físico (dolencias, limitaciones, medicación, tipo y grado de HTA…).
  • Programa de ejercicio físico personalizado adaptado a los hallazgos médicos: objetivos.
  • Intervenciones, si hace falta, en alimentación y otros aspectos del estilo de vida.
  • Monitorització de las intervenciones.

 

Una segunda visita

  • Entrega de la propuesta del plan de actuación una vez analizados los resultados de la primera visita.

 

Tercera y cuarta visitas

  • Control y evaluación de las respuestas.

 

Pack: 100 €

 

902 11 05 22

info@ekke.es